sábado, 12 de enero de 2019

En estas elecciones la dirección de Renault se presentará bajo las siglas de CCOO y UGT. ¡ÚNETE A CSC!

Os hemos explicado en nuestros comunicados anteriores el porqué de los retrocesos en nuestro sector: Cómo el Estado ha subvencionado el acopio de maquinaria por parte de las empresas para que éstas avancen hacia la denominada Industria 4.0, y cómo los sindicatos CCOO y UGT han tragado con todo tipo de ERE y de medidas de flexibilidad, o lo que es lo mismo explotar más a los trabajadores y de manera más extractiva y extensiva, buscando sincronizar la capacidad productiva y la demanda jugando con nuestros turnos y nuestro descanso, reflejándose todo ello en el artículo 12 del Convenio Colectivo Interprovincial de RENAULT ESPAÑA 2017-2020. Ante estos indignos posicionamientos impropios de sindicatos que defiendan los intereses de la clase obrera, tanto CCOO como UGT se vanaglorian de haber firmado retrocesos, los despidos y las traiciones.


Las Patronales ANFAC y SERNAUTO reconocen tan indigna labor de CCOO y UGT, como lo expresa el informe realizado por PriceWaterhouseCoopers (PwC), basado en los RRHH y la Productividad, titulado “Temas candentes de la industria del automóvil en España” donde señalan que “Los representantes de los trabajadores hace tiempo que han comprendido que es necesario remar en la misma dirección, lo que ha permitido alcanzar acuerdos y negociar medidas más o menos novedosas, como individualizar las pausas, de forma que no todos los trabajadores paren a una hora concreta como tradicionalmente se ha hecho – esta medida tan sencilla puede llegar a suponer ganar una hora de producción por jornada en una fábrica que trabaje a tres turnos -, ampliar o reducir el turno de trabajo en función de las necesidades de la producción, lo que puede aportar un plus en materia de flexibilidad, o trabajar el sábado comunicándolo la misma semana. Otras soluciones, como las bolsas de horas y la doble escala salarial, están incorporadas a las dinámicas de muchas empresas desde hace tiempo”. Claramente quedan retratados CCOO y UGT como lo que son: Títeres necesarios para firmar las pretensiones y planes de la Patronal bajo un falso manto democrático.


El pasado mes de octubre, la consultora PwC realizó un informe titulado “Transforming vehicle production by 2030: How shared mobility and automation will revolutionize the auto industry”, del que la prensa española se hizo eco a finales de noviembre. Algunas de las previsiones que tenía dicho informe son las siguientes:

  • “El tamaño de la plantilla trabajando en las líneas de ensamblaje y en los talleres de carrocería y pintura, menguará debido a la automatización y a las nuevas técnicas de montaje para los vehículos”.
  • “El número de puestos de trabajo de operarios de fábrica y producción disminuirá con fuerza – hasta en un 60% -, ya que las personas serán reemplazadas por maquinaria autónoma”. Esa maquinaria autónoma en gran parte ha sido financiada por el Estado, por el dinero de nuestros impuestos, algo que los sindicatos CCOO y UGT han aplaudido.
  • “El número de ingenieros de datos llegará a multiplicarse por dos en algunos centros de producción, y llegará a aumentar hasta un 80% en otros. El número de ingenieros de software aumentará hasta un 90%”.
  • “La mano de obra del sector va a estar sometida a una presión muy fuerte y se espera que para 2030, las plantillas se recorten en, al menos, un 50%”.
  • “Los empleados que conserven su trabajo necesitarán adquirir nuevas habilidades. Los fabricantes de automóviles deberán convertirse en gestores de datos y entender su nuevo rol como proveedores de servicios de movilidad, además de ensambladores de coches”.

Es necesario en este punto recordar algo que también os hemos explicado, que es la posición de CCOO-Industria a nivel estatal, reflejada en su documento de septiembre de 2018 titulado “Situación y perspectivas en el sector del automóvil. Medidas ambientales, digitalización y automatización de la industria” donde abiertamente afirmaban no sólo que su estrategia en el sector coincide plenamente con la Patronal ANFAC y SERNAUTO, sino que escriben sin pudor ni vergüenza en la última página de dicho informe que ellos - el sindicato vertical del Estado CCOO-UGT -, la Patronal y el Ministerio de Industria trabajan para implementar la estrategia de la Patronal para nuestro sector. Estrategias que ya estáis viendo cuáles serán sus efectos y en qué consisten.


El vehículo eléctrico va a ser un chivo expiatorio magnífico para justificar recortes de plantillas. Recortes que en realidad no son consecuencia del vehículo eléctrico sino de la naturaleza clasista y criminal del capitalismo, que hace que el desarrollo tecnológico redunde positivamente para los dueños de las empresas automovilísticas pero no para los trabajadores. Los sindicatos CCOO y UGT están de acuerdo con esta lógica capitalista de que el desarrollo tecnológico sirva para que el empresario gane más a costa lanzar a centenares de miles de trabajadores a la calle y precarizando todavía más las condiciones laborales de los trabajadores que se quedan en activo; como lo acreditan las declaraciones del Secretario General de UGT que el pasado 28 de diciembre señalaba en la prensa que “el vehículo eléctrico necesita un 30% menos de mano de obra”.


Mientras la patronal, el Estado y sus sindicatos subvencionados – CCOO y UGT – defienden a ultranza el sistema capitalista y sus efectos, totalmente perniciosos para los trabajadores, los trabajadores debemos romper con esta lógica y exigir que el desarrollo tecnológico redunde positivamente en la mayoría del pueblo, en los trabajadores, y no en una minoría explotadora que utiliza los avances de la tecnología para agudizar la explotación y obtener más beneficios. Tesis éstas que defienden CCOO y UGT, frotándose las manos de lo que pueden percibir por la firma de los EREs que vislumbran.


Es necesario que los trabajadores apoyemos al sindicalismo de clase y nos unamos al proyecto de la Coordinadora Sindical de Clase (CSC). Desde CSC no estamos en contra del desarrollo tecnológico, todo lo contrario, pero sí exigimos que este desarrollo tecnológico se ponga al servicio de los trabajadores, pues tanto la maquinaria como el incentivo para la compra de vehículos en gran parte sale de las arcas de un estado que entre subvenciones, créditos blandos y planes de apoyo y ayuda a las empresas automovilísticas ha inyectado decenas de miles de millones de euros en los últimos años, dinero que ha salido de nuestras espaldas. El crecimiento de la producción debe servir para que los trabajadores tengamos jornadas de trabajo más pequeñas - donde lejos de reducirse los salarios se actualicen al alza reflejando en los salarios también el alza de la productividad y de la carestía de vida -, para liquidar las horas extraordinarias, la flexibilidad horaria y avanzar la edad de jubilación y para que la Empresa forme más y mejor a la plantilla. Eso es lo que debe defender un sindicato de clase y no convertirse en perros falderos de la Patronal, que es la función que hoy representan CCOO y UGT.


Es por ello que la Dirección de la Empresa, el pasado 4 de enero, cuando se constituyó la Mesa Electoral, fue tremendamente beligerante con nuestro sindicato, con la vergonzante complicidad de CCOO y de UGT. Y es que la Dirección de la Empresa es la primera interesada en favorecer a CCOO y UGT, porque controla perfectamente esas dos siglas y sabe que es vital para ella que ambas siglas se impongan; en realidad los intereses de la Dirección de la Empresa son representados a través de CCOO y UGT. Y es que la Dirección de RENAULT sabe perfectamente que CSC no firmará ni un ERE ni un retroceso de la plantilla, porque sabe perfectamente que el sindicalismo de clase de CSC, es la alternativa a las políticas nocivas de la Patronal del Sector. ¡Compañero/a! ¡Fortalece el Sindicalismo de Clase! ¡UNETE A CSC!


Como puedes comprobar, en las próximas elecciones sindicales en RENAULT hay mucho en juego, está en juego el puesto de trabajo de muchos trabajadores y el trabajo de las futuras generaciones y, también, todo retroceso del sector del automóvil implica un retroceso del conjunto de la clase obrera. Como puedes ver, apoyar a CCOO y UGT es apoyar a la Patronal y a su Estado. Los trabajadores necesitamos construir una fuerza que nos permita defender nuestros intereses como clase, armados ideológica y organizativamente, sin depender de la Patronal ni de las subvenciones del Estado.


En RENAULT es necesaria la conformación de un sindicato de clase para fortalecer la organización de los trabajadores y para debilitar las posiciones de los sindicatos de la Empresa y del Estado, que redunda también en el fortalecimiento de las posiciones de nuestra clase. La Coordinadora Sindical de Clase cree en la LUCHA DE CLASES porque es el método que sirve para que los trabajadores tomemos conciencia de nuestra existencia colectiva y de nuestros intereses colectivos contrapuestos a los del capital. La LUCHA DE CLASES es consustancial a nuestra existencia como organización. Por todo ello, te animamos a participar en las Elecciones Sindicales formando parte de nuestra candidatura, no dudes en ponerte en contacto a través de:


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Copyright © Coordinadora Sindical Clase - Sevilla Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger