lunes, 9 de enero de 2017

La hipocresía y la traición de UGT y CCOO

En junio de 2016, la empresa Abengoa y los sindicatos UGT y CCOO llegaban a un acuerdo en la negociación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 72 trabajadores y suspender temporalmente (ERTE) a 220. En aquel momento, el secretario general de MCA-UGT Sevilla, Manuel Ponce, calificaba estos despidos de "lo menos traumático posible", aplicando el mantra del mal menor, que consiste en plantear dos escenarios, uno malo que es al que se quiere llegar, y otro peor, para asustar (en este caso 395 despidos y 25 suspensiones), como únicas alternativas. De esta forma, se vende a los trabajadores como única salida la firma de un ERE.


El 26 de octubre de 2016, el diario eleconomista.es se hacía eco de unas declaraciones de la secretaria general de UGT de Andalucía, Carmen Castilla, en la que pedía que "se vuelva, de la forma más efectiva posible, a recuperar los puestos de trabajo".


En tan solo 4 meses, primero firman el despido y después piden públicamente que se recuperen los puestos de trabajo. Todo esto podría ser algo casual y anecdótico si no fuera porque es un caso entre cientos en los últimos años en los que CCOO y UGT firman despidos colectivos (1, 2, 3 y 4). Cuando no son los propios sindicatos los que aplican EREs y despiden a sus trabajadores (1, 2, 3 y 4).


¿Por qué UGT y CCOO firman sistemáticamente Expedientes de Regulación de Empleo? Cuando CCOO y UGT negocian un ERE con una empresa, a dicha negociación acuden asesores de estos sindicatos, por los que las centrales sindicales se llevan entre un 5 y un 10 por ciento del coste del despido. Cuanto mayor sea el coste (cuantos más trabajadores se despidan), más dinero ingresan estos sindicatos. Se produce entonces una negociación en la que ambas partes comparten un interés común, que se firme el expediente de regulación, llegando incluso a la desvergüenza de firmar EREs a futuro, por si acaso hiciera falta. Para que los representantes de los trabajadores que participan en esa negociación accedan a dicha firma, desde ambas partes (empresa y sindicato) se plantea un escenario inicial mucho peor (más despidos y peores condiciones), para acabar llegando al punto en el que tanto la empresa como CCOO y UGT están conformes ya que, la empresa podrá deshacerse de los trabajadores con mayor coste laboral (en muchas ocasiones para contratar después otros trabajadores por salarios más bajos), y estos sindicatos ingresan unos emolumentos que permiten mantener unos sueldos a sus cúpulas, los cuales estas se niegan a hacer públicos. Como consecuencia de todo ello, se demuestra que UGT y CCOO están más preocupados en defender los intereses de los empresarios que los de los trabajadores, dándose casos en los que las propias empresas recomiendan afiliarse a CCOO y UGT antes que a otros sindicatos.


Se cierra así un ciclo de traición en el que tanto CCOO como UGT consiguen grandes beneficios a costa de enviar al paro y a la miseria a miles de trabajadores junto con sus familias, cerrando la puerta al derecho individual del trabajador de reclamar judicialmente su despido, considerando además que más de la mitad de los miembros de las ejecutivas de estos sindicatos forman parte de consejos de administración de empresas públicas y privadas.


Desde CSC recalcamos nuestra más firme oposición a firmar EREs, ERTEs o cualquier tipo de retroceso en los derechos de los trabajadores. ¡Ni un paso atrás!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Copyright © Coordinadora Sindical Clase - Sevilla Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger